La página científica de Ricardo Quit

Cuando regreses de Ítaca

En mi siguiente acto voy a comenzar leyendo este poema: Viaje a Ítaca, y espero no perder el ritmo para presentarles el libro de Miguel Ángel Méndez Rojas titulado: “Ciencia sin complicaciones

Aula Virtual del Complejo Cultural UniversitarioFotografía de Susana Sánchez


Este poema de Constantin Cavafis que dice:
“Cuando emprendas tu viaje a Ítaca pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias,

No temas a los Lestrigones ni a los Cícloples ni al colérico Poseidón,
tales seres jamás hallaras en tu camino.
Si tu pensar es elevado, si selecta es la emoción que toca a tu espíritu y tu cuerpo,
ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes ni al salvaje Poseidón encontrarás
si no los llevas dentro tu alma, si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo, que muchas sean las mañanas de verano en que llegues con placer y alegría a puertos nunca antes vistos,

Deténtete en los empores de Fenicia y hazte con hermosas mercancías: nácar y coral, ámbar y ébano y toda suerte de perfumes sensuales, cuantos más abundantes mejor.
Ve a muchas ciudades Egipcias aprender y aprehender de sus sabios, ten a Ítaca siempre en tu mente, llegar ahí es tu destino, más no apresures nunca el viaje, mejor que dure muchos años y atracar viejo ya en la isla, enriquecido de cuanto ganaste en el camino sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindo tan hermoso viaje, sin ella no hubieras aprendido del camino, pero no tiene ya que darte, aunque no halles nada, pobre Ítaca no te ha engañado
Así sabio como te has vuelto con tanta experiencia entenderás ya, ¿qué significan las Ítacas?”.


Es un poema de Constantin Kavafis y me recordó a Miguel, pues hay dos cosas: una referencia a Ulises en la Odisea, bueno Odiseo en la Odisea, en donde regresa a Ítaca, su reino donde sabe que su esposa lo está esperando, el poema de Cavafis dice: tómatela tranquilo, por eso se tardo 20 años en regresar un tramito que ahora te aventrias en velero o lancha -bueno en embarcación- en menos de un día.

Siempre decimos que fue el primer parrandero registrado en la historia, dijo: “ahorita regreso me voy con mis cuates” y regresó 20 años después. La segunda referencia es Ítaca de la Odisea y se escribe como se escucha “I-T-A-C-A”, con cinco letras, sin embargo hay un Ithaca que lleva un “h” intermedia entre la “t” y la “a” que es “Ithaca”.



Ithaca se encuentra en el estado de Nueva York, en Estados Unidos, y en esa ciudad de Ithaca hay una Universidad muy famosa que tiene un lema muy bonito que dice: “ojalá y hubiera una lugar donde se pudieran estudiar cualquier área del conocimiento”, este cuate que fundo la universidad era accionista de Western Unión, con lo que nos mandan las remesas de Estados Unidos a México, bueno se hacen envíos de dinero a todo el mundo. Y entonces funda esta universidad allá en Cornell, ésta universidad tiene 40 premios nobel en su haber, bueno no son de ellos, son de personas que han pasado por esa universidad, entre esos premios Nobel hay tres que quiero mencionar, primero a un artista y luego a un científico, muy famosos e incomprendidos como tales.

El primero: el científico, llegará más rápido a su mente: Octavio Paz, yo se que muchos lo recordarán como un poeta, y también político, pero muy a mi parecer Octavio Paz era un científico, un filósofo de la ciencia que lo demuestra en la “llama doble” en donde habla en un nivel cibernético (la ciencia de las metáforas) sobre como una flama siendo un único objeto en un estado de la materia plasmático o un único ser, para decirlo más filosóficamente, puede tener distintas temperaturas y distintos colores sin dejar de ser el mismo y entonces hace esta metáfora con respecto a como es el amor, la pasión, el enamoramiento y demás, yo creo como ya lo dije un filósofo de la ciencia incomprendido.



El otro de los 40 premios Nobel de Cornell se llama Richard Feynman, Feynman aún cuando es reconocido por su premio Nobel en física, así como cuando a Octavio Paz siendo un filósofo de la ciencia le dan un Nobel de literatura; Feynman recibe el Nobel de física pero él es un artista como tal, lo vemos tocar los bongos, dar respuestas creativas sobre la explosión de Challenger y a inicios del 59 el hace una propuesta muy extraña y dice que algún día, en algún momento, podremos construir maquinas a nivel molecular. En el fondo hay mucho espacio.

El tercero de los premios Nobel que quiero mencionar, de Cornell, es uno de los dos que todavía están trabajando o siguen en vivos en esa Universidad, se llama Roald Safran, que siendo niño judío tuvo que emigrar durante la guerra, su mamá se vuelve a casar, Safran cambia su apellido a Hoffmann y él a pesar de ser premio Nobel de química en realidad es literato, yo no lo conozco en persona, pero Miguel si lo conoce, se fueron a parrandear a Oaxaca, se llenaron de mezcales, en una borrachera Hoffman se para a la mitad de la plaza de Santo Domingo y empieza a recitarles un poema muy extraño, así el químico Roald Hoffmann se lo dedica a Carlos Fuentes el poeta mexicano nacido en Panamá.

El poema titulado “Corral” también es una metáfora en donde a pesar de que habla sobre Sor Juana Inés de la Cruz y cuenta cómo Sor Juana se encierra en un corral, en el acual Claustro de Sor Juana, para poder tener más conocimiento, por que si no se enclaustra entonces no podría tener el conocimiento que ella quería tener. Allí estaban todos los libros, ella decide encerrarse para guardar la información, que es lo que hacemos, toda nuestra información tenemos que encerrarlas en algo, para después ser liberada, nosotros guardamos en un USB la música, o en nuestros discos duros, o nuestros teléfonos inteligentes en las memorias flash, pues igual, así nosotros guardamos la información.


Voy a empezar a hablar ahora, del libro de Miguel ¡no pierdan los datos! Guardamos esta información - mientras señalo el libro - de casi 20 años, desde la memoria de Miguel Ángel Méndez y la tenemos que guardar en un libro porque es difícil que se transmita esta información, retomo un poco a Roald Hoffmann que en su poema Corral también dice que: al igual que Sor Juana se guardo en el convento, la mitocondria se tiene que inventar la pared celular y todos los organelos para poder transmitir y guardar esa información genética y es lo que Miguel procura en este libro.



Ciencia sin Complicaciones que tengo que presentarles – ya lo estoy haciendo – de 200 páginas incluidas las guardas y legales, en papel cultural; con portada en papel couche con doble barniz (me parece) mate y brillante con registro, con un truco interesante en la portada que no nos deja saber si es selección de color o si usaron 3 tintas directas; los interiores a una tinta; hay algunos artículos, de los 70, que empiezan del lado izquierdo; entonces es un poco complicado, de repente yo me pierdo; aquí hay 20 años de información guardadas dentro de este libro.

En esos 20 años podemos ver como se proyecta: la imagen, la psicología de un joven que quiere convertirse en químico, que tarda casi 10 años en lograrlo, que se salta una maestría para hacer un doctorado en cristalografía, regresa a México se hace maestro en una universidad estatal, regresa a su tierra, se casa, empieza a trabajar donde él estudió la licenciatura becado y con honores y todas esas cosas, un nerd, ñoñísimo como todos nosotros, bueno más ñoño que todos nosotros, porque él es Miguel, el Elugim Asimov que firmaba sus primeros artículos en el Aleph-Zero que fundó con sus amigos y ahora de repente vemos que tiene dos hijos y los lleva a clases de música, que se resiste a que su hija sea una princesa porque seguramente va a terminar siendo investigadora en un centro alemán, o se debate para no convertir a su hijo en un gammer al compartir tanto tiempo su fanatismo por Star-Wars.

Lo importante aquí, es que podemos leer de Miguel Méndez, por ejemplo, su primer artículo que publicó en Aleph Zero, que este año cumple 20 años, que se refiere en 1996 a la muerte del, probablemente, más famoso de los divulgadores: Carl Sagan; luego podemos seguir viendo como evoluciona su escritura y para notar esto hay consultar otras fuentes. Y si algún día alguien se decide y me escribe y me pregunta ¿cuál es el mapa? porque originalmente este libro había sido escrito como “70 cuentos cortos de ciencia antes de dormir”, así fue el título con el que leí el primer borrador; después trató de llamarse “ciencia hasta en la sopa” o “veo la ciencia por todos lados”; hay un artículo que después Miguel modificó, lo publicó en La Catarina y después lo modificó para felicitar a Roald Hoffmann en su cumpleaños, donde habla sobre cómo los cristales de cuarzo brillan en su reloj despertador y la radiación del sol nos da la temperatura suficiente para que estemos calientes o cómodos y también las plantas se desarrollen, pero si fuera uno o dos grados más alta entonces la mitad de las plantas se morirían y nosotros estaríamos sudando o nos daría fiebre.

Así podemos seguir viendo como avanza en esto hasta el último de los artículos que se llama “Ciencia sin complicaciones” que le da el título al libro, este libro quedó en séptimo lugar en el primer concurso Internacional de Divulgación Científica: Ruy Pérez Tamayo del Fondo de Cultura Económica concursado con el nombre de alkímico. Miguel hizo esta trampa, por que en la primera pre-presentación que hicimos del libro (pre-presentación porque ya tenía un contrato para publicarse) la editorial se tomó su tiempo, dijeron vamos a ver si Miguel no gana un premio Nobel o el Premio Nacional de Ciencias en este año y podría ganar más, ¿verdad? ¡Quién sabe!

Yo me refería a este libro como un perfil psicológico, todavía lo hago, que proyecta cómo va evolucionando la lírica de Miguel, más de una vez he dicho que Miguel quisiera ser un Mario Molina escribiendo como Borges ¡imagínenlo! Esta que es una compilación de 70 artículos, al menos, reordenados por capítulos, por secciones anacrónicas porque va rompiendo los tiempos originales en que fueron publicados, si lo pudieran leer en orden notarían cómo evoluciona su forma de pensar, de escribir sus problemas reales, podemos ver cómo se queja de sus maestros o de sus estudiantes, o de sus compañeros estudiantes y de sus compañeros maestros, luego se queja sobre la migración, porque dice: “yo quiero regresar a México” o “estoy regresando a México” o “no encuentro trabajo” o “le pido a uno le pido, al otro y no funciona” y entonces ya consigue su trabajo y se empieza a enamorar otra vez, todo esto lo podemos ver, incluso reflejado, allí en el libro. También hay momentos en donde se enoja y empieza a pedir y manda a decir que 'al gobernador no le interesa la ciencia' (estoy hablando de hace 10 años, pá saber sobre su situación actual) o que 'al rector no le gusta la ciencia', también reta a los políticos, a los consejos de ciencia y tecnología, se queja de todos y de todo, y sobre todo de: “que sea escuchado”.

Hay un artículo que me gusta mucho que dice: ¿para qué sirve la nanotecnología? en donde él se proyecta al darse cuenta de que en su universidad la carrera de química no estaba teniendo mucho futuro, decide hacer una propuesta para crear la primera licenciatura en nanotecnología del país, y por ahí ya andan 7 generaciones o algo por el estilo, por eso de repente hay tantos papers porque tiene la mentalidad de publicar y publicar, que es lo más correcto que deberíamos hacer o que cualquiera haría en estas situaciones.

Finalmente: ya hable de Ulises, de cómo viajó 20 años, cómo guardamos nosotros la información de 20 años dentro de una celda, un corral, un corral que podemos llevar en el bolsillo, del Ithaca de Cornell y de algunos premios Nobel. Quiero terminar recordando que éste es un libro un poco complicado, el prólogo que es una confesión con invitación a leer el libro lo escribe Roald Hoffmann, el premio Nobel que les decía, pero el libro no fue escrito en inglés y Roald Hoffmann no habla español, entonces la 'ciencia imaginada', la química debió haber sido platicada, es decir: este libro debió haber sido platicado a Hoffmann, leído por alguien más, para que Hoffmann dijera: “me gusta”, “voy a apoyar a Miguel” porque además Miguel tradujo uno de sus libros, un libro que se llamaba “Ciencia en imágenes” en inglés pero en español Miguel propuso que se llamara “Ciencia imaginada”.

Y así es como finalmente ya aparecemos, llegamos a este último minuto donde yo le voy a pedir a Miguel que nos lea “Ciencia sin complicaciones”, el último artículo que publicó o que se eche un volado y que nos lea el primero para que él mismo se de cuenta como ha evolucionado su lectura (y su escritura) y los invito a que lo compren, lo lean, lo busquen en la biblioteca si es necesario, yo les pasaría el PDF, pero no vale la pena leer ese PDF, hay que leer el libro, todavía hay tiempo, antes de que lo guardemos en una cápsula de un archivo electrónico, sus hijos ya lo podrán hacer con toda confianza y pues les invito a que le den un aplauso a Miguel y a que lean su libro “Ciencia sin complicaciones” primogénito en papel impreso.



¡Muchas Gracias!
Marzo 28 de 2015
Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, durante la XXVIII Feria Nacional del Libro de la BUAP

2015/03/28
Imprimir

La efeméride del día

1956.- 1ª Central Nuclear de escala comercial, UK.

...calendario científico

Relacionados

boletin
Boletin >> Soc
La Ciencia Durmiente.
boletin
Boletin >> Pc
Yo y el Ciberpunk.
recursos
Recursos >> Libros
Filubusteros Fauvistas - EC3c.