Really? ¿Una Ley de Ciencia y Tecnología independiente?

Cienciacc y bandera en el senado de la república Hace unos años llegando a la oficina me avisaron que uno de mis, no tan, colaboradores (un subalterno) me andaba buscando, con la inercia que llegaba fui a averiguar qué necesitaba; al llegar a su cubículo me pidió que me sentara frente a él y dijo: "Ahora vamos a cambiar los papeles y yo voy a ser tu jefe y tú mi empleado, me vas a explicar qué estas haciendo y vas a seguir mis instrucciones para corregirlo", me sorprendió a montones de entrada porque aunque yo si era su jefe él no era mi empleado; también porque sin empacho le hubiera explicado cualquiera de sus dudas pero no se me ocurre porque jugar ese extraño juego de roles que recuerdo entre las 5 cosas mas extrañas que me hayan sucedido en el trabajo y vaya que he visto cosas extrañas.

Digo "juego de roles" porque no se trataba de que los patos le dispararan a las escopetas o que se me subiera a las barbas, ni el programador era pato ni yo la escopeta y aunque en ese tiempo se estilaba el candado mas que nada era que él quería su propia barba.

Cuento esto porque es mas posible que probable que el próximo año el Facebook me recuerde que hoy iba a poner algo como:
Ese momento extraño en que
el juego de rol llega tarde"
y capaz que ni me acuerdo.

Es cierto, a la fecha varios nos hemos sentido traicionados por las autoridades al desconocer derechos que sentíamos ganados o merecedores de ser otorgados, algunos menos (un subconjunto del primero) seguimos jugando a seguir las reglas aunque el resto no lo hiciera, tiene que ver con cierta rigidez asociada a la caballerosidad e incluso a lo bizarro, no me voy a convertir en algo que no me gusta solo porque los otros están jugando mal.

Las reglas del juego son claras, incluso para cambiar las reglas del juego: se proponen las reglas, se consulta a los interesados, son votadas los representantes, se publican y se ejercen; luego platicaremos como se eligieron esos representantes, los nuestros y la de nuestros vecinos que hoy esta en el tren.

Hoy por ejemplo se publicaron las reformas a varias leyes incluidas las de Ciencia y Tecnología en el Diario Oficial de la Federación, recordando el juego de roles del que les conté: imaginar que un colectivo privado promulgue su propia ley es mas que kafkiano, autopromulgarse como los "reprejentantes lejítimos" de los científicos es jugar el mismo juego del pez con lo mismo.

En este momento lo único que nos detiene en este lugar es algo tan grande o tan pequeño como la familia, la identidad territorial y el arraigo; que se supone nos deben brindar seguridad y bienestar. Algunas alternativas menos radicales, pero adversarias, serían la Objeción de conciencia y el famoso “obedezco pero no cumplo” tan pasado de moda, en el Año de Leona Vicario convendría revisar las versiones de sus historiadores en los últimos 150 años.

¿Cómo cambiar correctamente la situación? ¿es reversible el proceso adverso de manera pacífica? ¿Quién y cómo se representa a las mayorías, las minorías y sus intereses? La discusión puede reducirse en 2 barbarísmos: Status-Quo y Multi-stakeholder.

Publicado por Periodicoya.com.mx en 6 de noviembre, 2020
  • 2020/11/10
  • 109